Moras prostitutas maltrato a prostitutas

moras prostitutas maltrato a prostitutas

Y, siempre, la compraventa de sexo ha estado ligada a una paupérrima situación económica que ahora se denomina, de forma globalizada, feminización de la pobreza. Hasta hace poco, las posturas políticas al respecto se antojaban simples: Pero un fenómeno nuevo, la inmigración, ha llenado de matices el debate. Estas son las que se denominan -siempre con matices- regulacionistas.

Piden que el Estatuto de los Trabajadores ampare a aquellas que se prostituyen voluntariamente "porque estas trabajadoras eligen el oficio, no así las condiciones en las que lo ejercen, ni los horarios, ni el salario que perciben, ni los servicios sexuales que han de ofrecer", explica Cristina Garaizabal, portavoz de Hetaira. La asociación Apramp, con presencia en varias comunidades, informa a unas mujeres distintas en la calle o en burdeles cada día.

Por eso, Apramp se encuadra entre las abolicionistas, aunque saben "que eso puede ser utópico". En el caso de la trata, aunque no hay acuerdo en la cifra, sí coinciden unas y otras en que es un caso de derechos humanos y como tal hay que abordarlo.

La primera medida que toman las mafias que trafican con estas mujeres es despojarlas de sus papeles para que no puedan acceder a un permiso de trabajo ni de residencia. También de las amenazas, que se extienden a sus familias en los países de origen. La ONU calcula que la prostitución mueve entre cinco y siete billones de dólares anuales entre tres y cinco billones de euros y afecta a cuatro millones de víctimas. Si su desaparición se denuncia, es entonces posible que la policía no sienta la misma presión para encontrar al asesino; es también posible que los jueces no sientan la misma presión para imponer una pena ejemplar.

Los medios han explotado esa faceta del personaje, pero en pocas informaciones hemos podido leer que se trataba de un asesino machista. Recordemos en este sentido que antes de matar a Ada y a Jenni el asesino tuvo relación con prostitutas españolas a las que no mató. Impide que puedan acceder a la protección que se brinda a estas víctimas, impide que puedan utilizar los recursos materiales que el Estado pone a su disposición, impide también que los agresores sufran el agravamiento de las penas por sus crímenes.

Para este sector del feminismo cualquier acercamiento a la prostitución que no sea desde la condena en bloque y sin matices es lo mismo que legitimarla. La prostitución es esclavitud, y dentro de ésta no hay distintos niveles de violencia. Hay otro sector del abolicionismo que opina que la prostitución es siempre una institución de desigualdad, que su función no es otra que legitimar y reforzar esta desigualdad y que es por tanto una institución siempre inaceptable.

Hay mucha violencia dentro de la prostitución, desde luego, pero si todo es violencia entonces nada lo es. Violencia de género en Ecuador. La importancia de la estrategia de incorporación de la perspectiva de género fue reiterado por la Asamblea General en su vigésimo tercer período extraordinario de junio de , y en resoluciones posteriores. Men's Violence Against Women: Theory, Research, and Activism en inglés. En Terry, Geraldine; Hoare, Joanna.

Gender-Based Violence en inglés. The Women's Health Council. Consultado el 14 de noviembre de Consultado el 20 de noviembre de Archivado desde el original el 16 de octubre de Perspectivas de la violencia de género. En Villacampa Estiarte, Carolina. Violencia de género y sistema de justicia penal. Educación para la salud del siglo XXI: Ediciones Díaz de Santos. Violence and gender reexamined. Living in the margins: A national survey of lesbian, gay, bisexual and transgender Asian and Pacific Islander Americans en inglés.

Journal of Homosexuality 42 1: Consultado el 7 de noviembre de Sin embargo, resulta importante advertir que tanto hombres como niños también pueden ser víctimas de la violencia basada en el género, especialmente de la violencia sexual. Revista Latina de Comunicación Social En Forsythe, David P.

Encyclopedia of Human Rights, Volume 1 en inglés. Security Dialogue en inglés 37 1: Challenging Global Gender Violence: The Global Clothesline Project en inglés. En Gómez Colomer, Juan Luis. Tutela procesal frente a hechos de violencia de género: En Wies, Jennifer R.

The International Law of Human Trafficking en inglés. Consultado el 14 de abril de Revista venezolada de estudios de la mujer 11 Intervención Psicosocial 15 6. Hombres Maltratadores - Tratamiento psicológico de agresores. En García-Mina Freire, Ana. La violencia contra las mujeres en la pareja: Un thinking citizenship en inglés. Convivir con la violencia: Universidad de Castilla La Mancha.

Moras prostitutas maltrato a prostitutas -

En Gómez Colomer, Juan Luis. Mis mejores deseos para todas las mujeres que tienen que pasar por ese infierno. Department of injuries and violence prevention. Guía para la detección y Atención de la Violencia de Género.

En los ochenta, prostitución y drogas viajaban en el mismo barco. Y, siempre, la compraventa de sexo ha estado ligada a una paupérrima situación económica que ahora se denomina, de forma globalizada, feminización de la pobreza. Hasta hace poco, las posturas políticas al respecto se antojaban simples: Pero un fenómeno nuevo, la inmigración, ha llenado de matices el debate.

Estas son las que se denominan -siempre con matices- regulacionistas. Piden que el Estatuto de los Trabajadores ampare a aquellas que se prostituyen voluntariamente "porque estas trabajadoras eligen el oficio, no así las condiciones en las que lo ejercen, ni los horarios, ni el salario que perciben, ni los servicios sexuales que han de ofrecer", explica Cristina Garaizabal, portavoz de Hetaira.

La asociación Apramp, con presencia en varias comunidades, informa a unas mujeres distintas en la calle o en burdeles cada día. Por eso, Apramp se encuadra entre las abolicionistas, aunque saben "que eso puede ser utópico". En el caso de la trata, aunque no hay acuerdo en la cifra, sí coinciden unas y otras en que es un caso de derechos humanos y como tal hay que abordarlo.

La primera medida que toman las mafias que trafican con estas mujeres es despojarlas de sus papeles para que no puedan acceder a un permiso de trabajo ni de residencia.

También de las amenazas, que se extienden a sus familias en los países de origen. La ONU calcula que la prostitución mueve entre cinco y siete billones de dólares anuales entre tres y cinco billones de euros y afecta a cuatro millones de víctimas.

Cuando la policía irrumpe en un burdel las mujeres pueden denunciar a quienes las han reclutado a la fuerza. Si lo hacen pasan a ser tratadas como testigos protegidos.

Los golpes, las torturas y las amenazas hacen una espiral en sus cabezas. Pero peor, porque estas mujeres han sufrido unos malos tratos tremendos. Derechos es lo que piden unas y otras. La prostitución es esclavitud, y dentro de ésta no hay distintos niveles de violencia. Hay otro sector del abolicionismo que opina que la prostitución es siempre una institución de desigualdad, que su función no es otra que legitimar y reforzar esta desigualdad y que es por tanto una institución siempre inaceptable.

Hay mucha violencia dentro de la prostitución, desde luego, pero si todo es violencia entonces nada lo es. Considerar que las prostitutas son personas cuyo destino es ser víctimas de la violencia masculina es lo que el machismo ha venido defendiendo desde siempre para mantenerlas en su estatus de opresión. Aun ahora hay sentencias judiciales que parecen seguir considerando que, efectivamente, una prostituta no puede esperar otra cosa que recibir violencia.

Otra de las razones para no incluir a las prostitutas dentro de las medidas específicas contra la violencia de género es que, efectivamente, considerar la violencia que hay en la prostitución como violencia machista supondría para las instituciones asumir la obligación de entablar un combate real y sin cuartel contra las mafias y los proxenetas, contra toda la prostitución forzada.

No son pocas las ciudades en las que la policía persigue o acosa a las prostitutas para echarlas de la calle utilizando medios violentos como persecuciones desde los coches patrullas, detenciones indiscriminadas e injustificadas, uso de sprays, etc El objetivo de estas acciones es echar a las mujeres de la calle, no el de detener a los proxenetas ni molestar a los clientes.

Barcelona es un ejemplo de esta violencia institucional contra las mujeres que ejercen la prostitución. El otro problema es el origen de muchas de estas mujeres. La mayoría son inmigrantes sin papeles y en este caso el objetivo del Estado es expulsarlas, no protegerlas. Estoy convencida de que la lucha feminista contra la institución de la prostitución pasa por conseguir un cambio social, sexual, cultural, pero que tiene que pasar por la solidaridad activa y el respeto absoluto hacia las mujeres que la ejercen, por ofrecer la mayor protección posible a las que lo necesiten y lo demanden, por considerarlas sujetos de derechos y dueñas de sus vidas.

moras prostitutas maltrato a prostitutas

0 thoughts on “Moras prostitutas maltrato a prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *